Juntos conseguimos más

 

548340-Weeping-Willow-A-single-picnic-table-sits-in-the-shade-of-a-huge-old-weeping-willow-tree-in-the-lush-Stock-Photo.jpg¿Sabéis lo que es un sauce? Supongo que nunca habéis visto un sauce. Antes había muchos aquí pero ahora hay muy pocos. Los sauces son árboles grandes y sus hojas son muy verdes por la parte de arriba y muy blancas por la parte de abajo.

Os contaré una historia que es real:

two-birds-playing_m

“Dos pájaros estaban muy felices sobre el mismo árbol, que era un sauce. Uno de ellos se apoyaba en una rama en la punta más alta del sauce; el otro estaba mas abajo, donde comenzaban a separarse las ramas.

Después de un rato, el pájaro que estaba en lo alto dijo para romper el hielo:

-¡Oh, qué bonitas son estas hojas tan verdes!

El pájaro que estaba abajo lo tomó como una provocación y le contestó cortante:

-¿Pero estás cegato? ¿No ves que son blancas?

Y el de arriba, molesto, contestó:

-¡Tú eres el que está cegato! ¡Son verdes!.

Y el otro, desde abajo, con el pico hacia arriba, respondió:

-¡Te apuesto las plumas de la cola a que son blancas. Tú no entiendes nada!

El pájaro de arriba notaba que se iba enfadando, y sin pensarlo dos veces, se precipitó sobre su adversario para darle una lección.

El otro no se movió. Cuando estuvieron cercanos, uno frente a otro, con las plumas de punta por la ira, tuvieron la lealtad de mirar los dos hacia la misma dirección antes de comenzar el enfrentamiento.

El pájaro que había venido de arriba se sorprendió:

¡Oh, qué extraño!. ¡Fíjate que las hojas son blancas!

E invitó a su amigo:

-Ven hasta arriba adonde yo estaba antes.

Volaron hacia la rama más alta del sauce y esta vez dijeron los dos a coro:

-¡Fíjate que las hojas son verdes!

 

Reflexión:

  1. ¿Por qué discutían los dos pájaros? ¿Por qué cada uno vía las hojas del sauce de un color distinto?
  2. ¿Qué descubrieron cuando llegaron a un acuerdo y juntos observaron las hojas desde la misma rama?
  3. ¿Crees que juntos lograron saber algo que no sabían por separado?
  4. ¿Qué hubiera sucedido si ninguno de los pájaros se hubiera acercado al otro?

 

Compromiso:

 

Piensa en un compromiso que pueda mejorar la convivencia con aquella persona con la que nunca te pones de acuerdo.

Tal como somos

frase-asertividad-con-mafalda

¿Quién no se ha encontrado en una situación en la que le ha resultado difícil decir lo que piensa o le ha costado manifestar públicamente sus sentimientos, por ejemplo, al dar una opinión que sabía que no gustaría a todos, defender sus derechos o denunciar una injusticia?

En esos casos, algunas personas, por evitar un conflicto, o por indiferencia o timidez, mantienen una actitud pasiva, callan y no se comprometen. Otros son más espontáneos o, incluso, más agresivos, y defienden sus intereses sin respetar otras sensibilidades y sin valorar el daño que pueden hacer.

Entre esas dos formas de expresarse está la forma asertiva, el modo mejor de comunicación en nuestras relaciones personales y de grupo. Se trata de exponer y defender las opiniones y sentimientos con naturalidad y firmeza, respetando los derechos de los demás.

asertividad

Esa actitud exige tener las ideas claras y ser valientes, interesarse por los problemas de los demás y decir siempre la vedad. Ser asertivos nos puede ocasionar algunos disgustos, pero siempre nos dejará satisfechos.

7

ACTIVIDADES

  1. Indica qué actitud, pasiva o agresiva, muestra cada personaje. Piensa en cada situación las frases adecuadas para expresarse con una actitud asertiva.

A)
children fightB)conductas-agresivasC)distorisiones_personalizacionD)polarizado-blanco-negro

2.  Escribe algunas consecuencias negativas que puede ocasionarnos mantener una actitud pasiva o, por el contrario, agresiva.

Ejemplos:

PERSONAS CON ACTITUD PASIVA:

  1. Se pueden sentir enfadadas porque la gente se aprovecha de ellas.

PERSONAS CON ACTITUD AGRESIVA:

  1. Les cuesta mucho conservar a los amigos.

 

3. Explica qué sucedería si todo el mundo a tu alrededor mantuviera una actitud pasiva.

Construimos la PAZ

FUENTE: El Blog del Profe Juan
http://blogdelprofejuan.blogspot.com.es/2015/01/educar-para-la-paz.html

Ponerse en el lugar de otra persona

Dos náufragos intentan pescar y se llevan una grata sorpresa, aunque uno de ellos se queda un poco decepcionado y no encuentra la ayuda de su “vecino”. Al final la empatía vuelve a jugar un papel fundamental en una historia que se resuelve con final feliz, algo que venimos trabajando en clase desde hace meses.

 Puedes responder a estas preguntas en un documento Word y lo adjuntas a la tutora por e-mail.

Colaborar o Ayudar a los demás

En este vídeo nos muestran como podría ser un mundo en los que todos nos ayudásemos unos a otros, un mundo repleto de buenas acciones en las que constantemente las personas se ponen en el lugar de otra gente y actúan como les gustaría que actuasen con ellos. Hoy en día en una sociedad cada vez más egoísta e individualista parece una utopía, pero por qué no pensar que algún día puede ser realidad.

Puedes responder a estas preguntas en un documento Word y lo adjuntas a la tutora por e-mail.

Saber perdonar

Emotivo vídeo en el que los problemas de una familia nos hacen ver como acaba un hombre al que la vida le da un vuelco radical y no consigue salir adelante. El final, en el que se perdonan sin llegar a tener muy claro quién es culpable en esta situación, hace que se reconcilien y que puedan volver a retomar su vida, pero ¿quién les devuelve lo que se han perdido? A veces es mejor perdonar a tiempo y no hacer el problema aún mayor, aunque más vale tarde que nunca.

Puedes responder a estas preguntas en un documento Word y lo adjuntas a la tutora por e-mail.

Solucionar conflictos

Ralph el “Demoledor” se harta de ser un villano y quiere cambiar, pero su entorno no es el más propicio para conseguir ese cambio que él anhela. Si uno quiere solucionar un problema o un conflicto, lo más importante es ser consciente de que existe y estar convencido de que quieres solucionarlo. En este corte de la película “Rompe Ralph” podemos ver como su deseo de cambiar siempre encuentra una opinión contraria a su alrededor, dependerá de él conseguir cambiar o no, pero sus argumentos tienen bastante peso ¿Tú que piensas?
 Puedes responder a estas preguntas en un documento Word y lo adjuntas a la tutora por e-mail.

El sembrador de dátiles

el-sembrador-de-datiles

En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras.
Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena.

-Que tal anciano? La paz sea contigo.
– Contigo -contestó Eliahu sin dejar su tarea.
-¿Qué haces aqui, con esta temperatura, y esa pala en las manos?
-Siembro -contestó el viejo.
-Qué siembras aqui, Eliahu?
-Dátiles -respondió Eliahu mientras señalaba a su alrededor el palmar.
-¡Dátiles!! -repitió el recién llegado, y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez.

-El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.
– No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos…
-Dime, amigo: ¿cuántos años tienes?
-No sé… sesenta, setenta, ochenta, no sé.. lo he olvidado… pero eso, ¿qué importa?
-Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer y recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojalá vivas hasta los ciento un años, pero tú sabes que difícilmente puedas llegar a
cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.
-Mira, Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto… y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.

-Me has dado una gran lección, Eliahu, déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste – y diciendo esto, Hakim le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero.
-Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tu me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto y sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.

ACTIVIDADES TIC

  1. Vamos a realizar una lectura superficial, y después, dos lecturas más, deteniéndonos en detalles que te llamen la atención sobre los sentimientos de estos personajes.
  2. Haz en un papel en sucio, un mapa mental anotando todas las ideas impresionantes del cuento y que tú quieras resaltar.
  3. Realiza en Drive un trabajo en Power Point, de forma individual. Para ello, crea una diapositiva por cada una de las ideas, además de una bonita portada y de una diapositiva final. No escribas demasiadas palabras. Utiliza palabras clave y apoya el mensaje con imágenes. Si quieres puedes hacer tú tus propios dibujos, o incluso, puedes hacer fotos a algún compañero que quiera escenificar la historia.
  4. En la última diapositiva expresa si tú también has aprendido algo con este cuento árabe.

Los dos amigos

Etiquetas

Adaptación de la fábula de La Fontainedos-amigos-ilustracion-p
Había una vez dos amigos llamados Pedro y Ramón que se querían muchísimo. Desde pequeños iban juntos a todas partes. Les encantaba salir a pescar, jugar al escondite y observar a los insectos. Cuando empezaban a sentir hambre, se sentaban un rato en cualquier sitio y entre risas compartían su merienda. Pedro solía comer pan con chocolate y le daba la mitad a Ramón. A cambio, él le daba galletas y zumo de naranja. Estaban muy compenetrados y entre ellos jamás se peleaban.

Pasaron los años y se hicieron mayores, pero la amistad no se rompió. Al contrario, cada día se sentían más unidos. Como eran adultos ya no jugaban a cosas de niños, pero seguían reuniéndose para echar partidas de ajedrez, cenar juntos y contarse sus cosas. Eran tan inseparables que hasta construyeron sus casas una junto a la otra.

Una noche de invierno, Pedro se despertó sobresaltado. Se puso el abrigo de lana, se calzó unos zapatos y llamó a la puerta de su amigo y vecino. Llamó y llamó varias veces con insistencia hasta que Ramón le abrió. Al verle se asustó.

– ¡Pedro! ¿Qué haces aquí a estas horas de la noche? ¿Te pasa algo?

Pedro iba a responder, pero su amigo Ramón estaba tan agitado que siguió hablando.

– ¿Han entrado a tu casa a robar en plena noche? ¿Te has puesto enfermo y necesitas que te lleve al médico? ¿Le ha pasado algo a tu familia? …¡Dímelo, por favor, que me estoy poniendo muy nervioso y ya sabes que puedes contar conmigo para lo que sea!

Su amigo Pedro le miró fijamente a los ojos y tranquilizándole, le dijo:

– ¡Oh, amigo, no es nada de eso! Estaba durmiendo y soñé que hoy estabas triste y preocupado por algo. Sentí que tenía que venir para comprobar que sólo era un sueño y que en realidad te encuentras bien. Dime… ¿Cómo estás?

Ramón sonrió y miró a Pedro con ternura.

– Muchas gracias, amigo. Gracias por preocuparte por mí. Me siento feliz y nada me preocupa. Ven aquí y dame un abrazo.

Ramón estaba emocionado. Su amigo había ido en plena noche a su casa sólo para asegurarse de que se encontraba bien y ofrecerle ayuda por si la necesitaba. No había duda de que la amistad que tenían era de verdad. Tanta emoción les quitó el sueño, así que se prepararon un buen chocolate caliente y disfrutaron de una de sus animadas conversaciones hasta el amanecer.

Moraleja: los amigos verdaderos son aquellos que se cuidan mutuamente y están pendientes uno del otro en los buenos y malos momentos.

Quién soy y quién quiero ser

photo_2016-08-24_17-37-19

Cuando eramos más pequeños las cosas eran bastante más sencillas. Conforme nos hemos ido haciendo mayores, todo se ha complicado. Se espera más de nosotros. Incluso cada uno de nosotros nos proponemos alcanzar cotas más altas, más difíciles. Por ejemplo, usamos agenda para ordenar nuestras actividades y no olvidar cosas importantes.

Los adultos nos aconsejan que nos esforcemos por dar lo mejor de nosotros mismos, porque, según ellos, en un futuro muy próximo tendremos que enfrentarnos a situaciones en las que se va a valorar nuestro trabajo y lo preparados que estemos para desempeñar los trabajos.

Es por ello de suma importancia que seamos REALISTAS y OBJETIVOS, que nos conozcamos bien a nosotros mismos, que profundicemos en nuestra personalidad y en nuestras capacidades. Necesitamos valorarnos positivamente. Solo así, conociéndonos y valorando nuestras capacidades, sabremos elegir nuestras propias metas, aprovechando todo nuestro potencial. 

En esta unidad didáctica trabajaremos primero  el autoconocimiento y el aprecio de nuestras capacidades.

photo_2016-09-20_16-39-15    Debemos ser lo suficientemente OPTIMISTA como para animarnos a trabajar por conseguir aquello que nos proponemos, sabiendo que nuestro esfuerzo es parte importante del éxito. Pero también, lo suficientemente REALISTAS, como para darnos cuenta de que también existen factores que pueden influir.

 

 

maxresdefault

“Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”
El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: “¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?
Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”

Moraleja: Todos tenemos defectos, debilidades y cualidades y debemos sacar provecho de todos ellos, nunca debemos sentirnos menos o más que otros, porque todos tenemos una meta que cumplir, un trabajo que hacer. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Superarlas implica un trabajo personal profundo y comprometido.

 

Actividad: Realiza un Power Point relatando esta historia. Después, la leerás al resto de compañeros.